Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Imperialismo norteamericano’ Category

obama-hope-shelter-copy-400x400Nunca antes en la historia de Estados Unidos el legado internacional de un presidente ha enfrentado una amenaza tan inminente como la que se cierne sobre el de Barack Obama como consecuencia de la victoria de Donald Trump. El empresario neoyorquino representa una amenaza directa e inmediata a los logros diplomáticos del primer presidente afro-americano.

A la llegada de Obama a la Casa Blanca en 2009, la imagen internacional de Estados Unidos estaba seriamente dañada tras ocho años de gobierno republicano. La guerra en Afganistán, la invasión de Irak, Guantánamo y las imágenes de Abu Ghraib afectaron negativamente la percepción global de la nación estadounidense. Un estudio del Pew Research Center de diciembre de 2008 revelaba que el 36% de los británicos, 72% de los franceses, 68% de los alemanes, 40% de los brasileños, 51% de los sudafricanos y 84% de los japoneses compartían una imagen negativa de Estados Unidos.[1]  La esperanza de cambio que su elección generó, unida a su inteligencia y capacidad de comunicación, le permitieron a Obama revertir esa situación y convertirse en un presidente muy popular a nivel internacional. Otro estudio del Pew Research Center de junio de 2016 revelaba que el 86% de los alemanes, 84% de franceses y 74% de españoles poseían una visión positiva de Obama.[2] Ese mismo estudio reflejaba una notable mejoría de la imagen de Estados Unidos, pues el 63 % de los franceses, 57% de los alemanes, 56% de los indios y 72% de los japoneses favorecían a la nación estadounidense sobre China. Tan popular es Obama que le echaremos de menos a pesar del uso de drones asesinos, de la ambivalencia ante el golpe de estado en Honduras, del fracaso de la intervención en Libia, de la inacción en Siria, de los $38 millardos de ayuda militar a Israel, etc.

Trump aún no ha puesto en marcha ninguna de sus propuestas  y ya ha sembrado la incertidumbre, la duda, la consternación y la indignación a nivel mundial.  Todo ello a costa de la imagen de Estados Unidos y de su sistema democrático.

Tal vez el mayor logro diplomático de Obama sea el acuerdo con Irán. En una muestra clara del pragmatismo que le ha caracterizado, Obama reconoció que una solución militar al tema del programa nuclear iraní hubiera sido desastrosa, y unió fuerzas con  China, Alemania, Francia, Rusia, el Reino Unido y la Unión Europea en busca de un arreglo diplomático.  A pesar de la oposición visceral del Primer Ministro de Israel Benjamín Netanyahu y sus aliados Republicanos, se logró un tratado que aunque imperfecto, marcó el triunfo de la diplomacia y el primer paso hacia una mejora en las relaciones iraní-estadounidenses en más de treinta años.

Existen razones válidas para pensar que Trump constituye una amenaza contra este tratado, pues le atacó de forma directa durante la campaña electoral. Además, algunos de los miembros de su círculo más cercano y futuros miembros de su administración (Mike Pompeo, John R. Bolton, James Mattis y Rudolph Giuliani) han rechazado abiertamente el tratado y favorecen un cambio de régimen en Irán.

El restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba es otro de los logros del presidente saliente. Obama reconoció lo anacrónica, errada y solitaria que resultaba  la política estadounidense hacia Cuba,  rechazó el enfrentamiento y apostó a favor de la apertura y el acercamiento como fuerzas de cambio.  Las declaraciones de Trump a  la muerte de Fidel Castro –unido a sus compromisos con los sectores más conservadores de la comunidad cubano-estadounidense– constituyen una amenaza directa a la política de Obama.

Obama entendió y respetó los límites del poder estadounidense en un orden internacional cada vez más complicado. El pragmatismo definió sus prioridades. De ahí que no enfrentara frontalmente a Putin en Ucrania y que mantuviera una posición firme, pero a la vez contenida con relación al mar de la China Meridional. El aislacionismo que ha anunciado Trump podría socavar la credibilidad estadounidense entre sus aliados y generar, además, vacíos de poder que podrían aprovechar sus competidores. Todo ello a costa de una mayor inestabilidad internacional.

Está aun por verse cómo será la política exterior de Donald Trump, pero es claro que el legado de Obama peligra.

 

[1] Pew Research Center, “Global Public Opinion in the Bush Years (2001-2008)”, December 18, 2008, http://www.pewglobal.org/2008/12/18/global-public-opinion-in-the-bush-years-2001-2008/. Consultado 15 de noviembre de 2016.

[2] Pew Research Center, “As Obama Years Draw to Close, President and U.S. Seen Favorably in Europe and Asia”, June 29, 2016, http://www.pewglobal.org/2016/06/29/as-obama-years-draw-to-close-president-and-u-s-seen-favorably-in-europe-and-asia/. Consultado 15 de noviembre de 2016.

(*) Las opiniones vertidas en el presente artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan necesariamente las de la Universidad del Pacífico.


Norberto Barreto Velázquez

Lima, 9 de diciembre de 2016


Publicado en Perspectiva Global, blog del  Área de Economía, Negocios y Relaciones Internacionales (AENRI), Universidad del Pacífico, 9 de diciembre de 2016.

Read Full Post »

Huellas2

Damos la bienvenida al último  número de  la revista Huellas de Estados Unidosdedicado al análisis de las elecciones presidenciales estadounidenses. Con trabajos de Pablo Pozzi, Fabio Nigra, Leandro Morgenfeld, Anayra O. Santory Jorge, Valeria Carbone, Marc Stern, entre otros, este número nos brinda una mirada crítica a unos de los procesos electorales más controversiales de la historia estadounidenses.

………………………………………….

………………………………………….

……………………………………………

………………………………………….

……………………………………………

……………………………………………

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

Read Full Post »

eleonor

En las últimas semanas he estado disfrutando del blog Presidential de la periodista del Washington Post Lilliam Cunningham. Dos capítulos son especialmente dignos de mención.  El primero de ellos es  dedicado a la figura de Franklin D. Roossevelt. FDR es, sin lugar a dudas, uno de los más importantes presidentes en la historia de Estados Unidos. Su liderato durante la gran depresión y la segunda guerra mundial marcó a la nación estadounidense. Cunningham aborda la figura de FDR desde la perspectiva de la primera dama, Eleonor Roosevelt. El resultado es un excelente  retrato de una mujer realmente excepcional y de su relación con FDR.

El segundo capítulo enfoca el presidente más controversial de la historia estadounidense: Richard M. Nixon. Quien debiera ser recordado por sus grandes logros diplomáticos,   es perseguido  por su papel en el escándalo de Watergate y su renuncia a la presidencia. Para analizar a Nixon, Cunningham recurre a un ícono del periodismo estadounidense, Bob Woodward. Uno de los principales actores del drama que llevó a Nixon fuera de la Casa Blanca, Woodward analiza de forma magistral el camino de odio y desconfianza que llevó a Nixon a su ruina.

Aquellos interesados en la historia política estadounidense encontrarán en este blog una fuente valiosa y de gran calidad.

Norberto Barreto Velázquez

Lima, 20 de septiembre de 2016

Read Full Post »

44-podcasts1

Acabo de descubrir, casi por accidente, Presidential, un podcast del Washington Post dedicado a explorar la personalidad y el legado de los cuarenta y cuatro individuos que han sido presidentes de Estados Unidos. Su presentadora, Lilliam Cunningham, entrevista a periodistas como Bob Woodward y a historiadores como David McCullough, buscando entender el papel que los presidentes han jugado en el desarrollo histórico estadounidense. Presidential arrancó el 5 de enero de 2016 con un programa dedicado a George Washington y culminará el 30 de octubre con un episodio dedicado a Barack Obama. Este podcast es una forma amena e interesante de entender la historia de Estados Unidos a través del análisis de la vida y obra de quienes han tenido la gran responsabilidad de ser sus máximos dirigentes.

 

Para oír el programa dedicado a Washington ir aquí.

 

Read Full Post »

3046530-poster-p-1-bernie-sanders-took-questions-on-reddit-yesterday-here-are-some-highlights

Conferencia dictada en la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, Perú, 7 de junio de 2016

Con un estilo y discurso transgresores, Bernie Sanders ha impactado el desarrollo de la campaña electoral estadounidense. El autoproclamado líder socialista ha identificado y criticado duramente las contradicciones del sistema político y económico de Estados Unidos, generando un fuerte apoyo entre sectores, principalmente blancos y jóvenes, cansados y frustrados con la creciente desigualdad, la concentración de la riqueza, la corrupción, etc. Aún está por verse los efectos que a corto y a largo plazo tendrá su campaña en la sociedad estadounidense.

El que su condición de socialista confeso no haya afectado negativamente su campaña, ha llamado la atención de los analistas políticos y resucitado el interés por el papel del socialismo en la historia de Estados Unidos. Al hablar del socialismo en los Estados Unidos nos enfrentamos a tres interrogantes básicas: primero, ¿por qué no se desarrolló un socialismo exitoso en Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX?; segundo, ¿por qué los trabajadores de la principal nación capitalista del siglo XX no desarrollaron conciencia de clase?; tercero, ¿por qué no ha existido en Estados Unidos un partido de los trabajadores capaz de retar al poder político y económico?

Diversos académicos y pensadores, estadounidenses y europeos, han buscado resolver estos interrogantes: Engels, Trotsky, Weber, Gramsci, Frederick Jackson Turner, William Appleman Williams, Eric Foner, Irving Howe, Sean Wiletz, Seymour Martin Lipset, Nick Salvatore, Werner Sombart, entre otros. Aunque éstos han elaborado una variedad de interesante de explicaciones, es necesario reconocer que no existe una repuesta definitiva al poco éxito del socialismo en Estados Unidos, y que tal vez nunca la haya. Por eso esta tarde me propongo compartir con ustedes un análisis general y algo esquemático, que pretende recoger las diversas explicaciones dadas al tema que nos convoca. Mi objetivo no es resolver un problema que otros más capaces no han podido, sino abrir un diálogo.

Lo primero que debo hacer es reconocer que en las primeras décadas del siglo XX, existió en Estados Unidos una izquierda significativa compuesta por populistas, anarquistas, feministas, socialistas cristianos, sindicalistas, intelectuales, fallidos revolucionarios europeos, Wobblies, etc. Éstos se nutrieron de la tradición y la historia de sus camaradas europeos, generaron espacios políticos de importancia y fueron víctimas de la represión de los años de la primera guerra mundial (1917-1921). Basta mencionar el 6% de los votos populares que recibió Eugene Debs en las elecciones generales de 1912. También es justo recordar la aportación intelectual y cultural de izquierda. A nivel internacional la izquierda estadounidense destacó luchando en la Brigada Lincoln contra el fascismo y promoviendo el desarrollo de los movimientos pacifistas.

 

Sin embargo, esto no es suficiente como para negar el hecho indiscutible de que, en contra de lo que el marxismo clásico había pronosticado, no se desarrolló en Estados Unidos un movimiento socialista exitoso. La revolución socialista no se desató en el centro del capitalismo como había vaticinado Marx, sino en su periferia. Esto conllevó un serio problema para los marxistas, ya que constituía una contradicción del marxismo que cuestionaba su validez. Por ello no debe sorprender que importantes figuras marxistas trataran de explicar esta situación.

Veamos ahora algunas de las explicaciones dadas al fracaso del socialismo en Estados Unidos. Comencemos con los factores culturales. Esta explicación está asociada directamente al concepto del excepcionalismo estadounidense, pues se ha querido ver la debilidad del socialismo y de la clase obrera como manifestaciones o confirmaciones de éste. En este sentido se ha planteado que el carácter excepcional, es decir único y superior, de la sociedad estadounidense bloqueó el avance del socialismo. La ausencia de un pasado feudal y el carácter de nación puramente burguesa -sin pasado mercantilista, ni nobleza, ni control de la Iglesia- dieron forma a un sistema de valores y a una ideología: el americanismo. Ser “americano” no se define en términos geográficos o históricos, sino ideológicos. Ser “americano” es compartir acríticamente un grupo de ideas: individualismo, “laissez-faire”, anti-estatismo, populismo e igualitarismo. En otras palabras, ser americano es una religión excluyente. De ahí que quienes violan sus preceptos sean tachados como “un-American”.

En consecuencia, los estadounidenses han desarrollado lo que el historiador Morris Berman identifica como una “identidad negativa”.  Según él, desde el periodo colonial, los Estadounidenses han desarrollado una identidad nacional a partir de lo que no son, siempre en rechazo de otra cosa, por ejemplo, el Viejo Mundo, la nobleza, etc. El problema con este tipo de identidad, subraya Berman, es que no permite ver qué realmente eres; no permite tomar conciencia. Esta ideología-religión secular se fundamenta en el rechazo a la disensión camuflado de patriotismo (un americano de verdad no critica a su país y menos en tiempos de guerra); en un fuerte sentido de misión divina, de una necesidad de propagar por el mundo la democracia y las bendiciones de la sociedad norteamericana (de hacer cumplir la voluntad de Dios); en el desarrollo de una identidad nacional que no está basada en un historia común, sino en un compromiso moral y religioso con el país; en una visión maniquea que reduce la realidad a una lucha entre el bien (los Estados Unidos) y el mal (sus opositores) y en la creencia en la universalidad de los valores y la forma de vida norteamericana. Originada en el siglo XVII por los puritanos creadores de la idea de ciudad sobre una colina, esta religión secular ha evolucionado a lo largo de la historia norteamericana.

Los valores que definen ser “americano”, especialmente el anti-estatismo y el individualismo, afectaron negativamente el atractivo del socialismo entre las masas de trabajadores estadounidenses. Las sospechas sobre el Estado y el rechazo al poder tiránico tienen un origen histórico. La Revolución se peleó contra un estado tiránico, la Declaración de Independencia implica que hay que desconfiar del Estado y la Constitución se diseñó para evitar un estado fuerte (división de poderes).

Los límites del sistema político partidista estadounidense han sido usados para explicar el problema que analizamos hoy. Según los propulsores de esta explicación, el sistema político estadounidense está diseñado para favorecer el bipartidismo dominado por los Republicanos y Demócratas porque induce a los votantes a optar por el mal menor. En vez de votar por el candidato de su selección con limitadas posibilidades de ser electo, los electores prefieren votar por uno que sí pueda ganar. Históricamente, el sistema ha limitado las posibilidades de éxitos para terceros partidos, entre ellos el Partido Socialista. Esta explicación enfrenta un problema: no todos los terceros partidos que han surgido en la historia de Estados Unidos han sido un fracaso. Por ejemplo, en 1912, Teodoro Roosevelt abandonó las filas Republicanas y fundó el Partido Progresista. El llamado Bull Moose Party obtuvo el 27% del voto popular por encima del 23% que obtuvo el Republicano. Gracias al cisma entre los republicanos Woodrow Wilson fue electo Presidente. Ochenta años más tarde, Ross obtuvo el 19% de los votos populares como candidato del Partido Reformista, lo que facilitó la llegada de William J. Clinton a la Casa Blanca. Otros casos meritorios son el de Robert LaFolllette quien en 1924 obtuvo el 16% de los votos como progresista y el de los independientes George Wallace con el 13% en 1968 y John Anderson con 6% en 1980. Sin embargo, es necesario reconocer que en el siglo XX ningún tercer partido logró llegar al poder.

Para algunos analistas la repuesta a los interrogantes que examinamos está en la heterogeneidad religiosa y étnica de la clase trabajadora. Entre 1871 y 1911, entraron a Estados Unidos 20 millones de inmigrantes. La llamada “nueva inmigración” coincide con el despegue económico de los Estados Unidos, y estuvo caracterizada por el arribo de millones de inmigrantes procedentes del sur y el este de Europa, en su mayoría católicos y judíos (griegos, polacos, italianos, rusos, etc.). Sólo en la década de 1880 llegaron unos dos millones de inmigrantes. La inmensa mayoría de éstos llegó huyéndole a la pobreza, al hambre y a la persecución política y/o religiosa.

La inmensa mayoría de los inmigrantes que llegaron a partir de 1880 se establecieron en los centros urbanos. La escasez de tierra disponible, la necesidad de mano de obra en las fábricas, la presencia de comunidades de inmigrantes en las ciudades y el apoyo de instituciones como las iglesias, convirtieron a los centros urbanos en la mejor alternativa de vida para los nuevos inmigrantes. Por ello no debe sorprender a nadie que antes de la primera guerra mundial, la mayoría de los trabajadores eran migrantes.

Entre los inmigrantes, la identidad de clase no pudo superar las diferencias religiosas y étnicas. A éstos les resultaba difícil pensar en términos de clase, apoyar sindicatos y/o involucrarse en política sindical. Además, los partidos políticos tradicionales usaron con éxito la diversidad de la clase trabajadora estadounidense en términos étnicos, religiosos y comunitarios. Demócratas y Republicanos apelaron a los trabajadores basados en la identidad nacional y religiosa de éstos, no en su identidad de clase.

Hay que reconocer que llegaron inmigrantes con trasfondos y experiencias socialistas que jugaron un papel muy importante en el desarrollo del socialismo en Estados Unidos (alemanes, europeos del este, escandinavos, judíos). Sin embargo, la mayoría, seducida por el mayor grado de libertad que disfrutaban y por las mejoras en su estándares de vida, se opuso al socialismo.

Esta última observación nos lleva a enfocar la explicación económica. A pesar de que el crecimiento económico del último cuarto del siglo XIX provocó un aumento en la desigualdad, el nivel de vida que disfrutaban los trabajadores estadounidenses era considerablemente superior que el de los europeos. Se calcula que a principios del siglo XX, los sueldos en Estados Unidos eran el doble que en Gran Bretaña, y el triple que en Italia y España. Además, la sociedad estadounidense desarrolló –gracias a la industrialización– una enorme capacidad para producir bienes baratos de consumo masivo que cautivaron a los trabajadores estadounidenses.

La desigualdad existente tampoco bloqueó las posibilidades de ascenso y movilidad, pues era posible que miembros de las clases bajas, o sus descendientes, pudieran ascender   y alcanzar mejores condiciones de vida.

El igualitarismo fue otro factor que le jugó en contra al socialismo, pues millones de inmigrantes llegaron a una sociedad que daba énfasis a la igualdad de oportunidades, no necesariamente a la igualdad de los resultados. Sin énfasis en valores aristocráticos y trasfondo familiares, en la sociedad estadounidense las diferencias de clase eran más débiles que en Europa, acostumbrada a siglos de distinción de clase y de castas. Por ende, era muy difícil convencer a los estadounidenses de pensar en términos de clase. En conclusión, el socialismo no apelaba porque proponía algo que los estadounidenses sentían que ya tenían: una sociedad democrática, sin clases y anti elitista.

El alegado dogmatismo de los socialistas estadounidenses es otra posible explicación a la debilidad del socialismo en Estados Unidos. Según los defensores de esta explicación, los socialistas estadounidenses eran muy dogmáticos, lo que no les permitió un acercamiento pragmático y de cooperación con los sindicatos, limitando así su crecimiento. Además, la Revolución Rusa y la creación de la Unión Soviética llevaron a un gran sectarismo entre los socialistas estadounidenses que no ayudó al crecimiento del movimiento. Sin embargo, esta explicación no toma en cuenta el conservadurismo que imperaba entre algunos sindicatos y lideres sindicales.

Por último, hay quienes alegan que la represión y la violencia frenaron el potencial del socialismo en Estados Unidos. Debe recordarse que tras la entrada de Estados Unidos a la primera guerra mundial, el gobierno federal mostró poca tolerancia hacia los opositores de la guerra. Se tomaron medidas para restringir la inmigración y fueron aprobadas leyes como la Ley del Espionaje, Sabotaje y Sedición de 1917 para reprimir a los disidentes, entre ellos los socialistas. Ley que sirvió para encarcelar al líder socialista Eugene Debs en 1918.

Una vez finalizada la guerra se desató un periodo de profundo sentimiento anti-comunista que es conocido como el “Red Scare”. Aunque bastante irracional, el “Red Scare” tuvo un origen histórico: la Revolución Rusa. En 1917, los bolcheviques tomaron el poder en Rusia e iniciaron un periodo de revolucionario que daría a la primera república socialista de la historia. Los sucesos en Europa preocuparon a muchos norteamericanos temerosos de que algo similar ocurriera en los Estados Unidos.

El miedo al peligro comunista llevó al gobierno a practicar una serie de redadas. En 1920, el Secretario de Justicia ordenó el arresto de 5,000 personas sospechosas de ser comunistas. Contra la mayoría de estas personas, en su inmensa mayoría trabajadores inmigrantes, existía muy poca o ninguna evidencia de acciones criminales. Aún así, éstos fueron arrestados y se les negó asistencia legal.

El caso de más famoso asociado al “Red Scare” es del de dos inmigrantes anarquistas italianos que fueron acusados de asesinato. Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti fueron acusados, juzgados y encontrados culpables de asalto y homicidio, y sentenciados a muerte a pesar de que la evidencia en su contra no era sustancial. Esto provocó una ola de indignación internacional y a nivel de la sociedad norteamericana. A pesar de los reclamos, las marchas, los piquetes y las protestas, Sacco y Vanzetti fueron ejecutados en 1927.

Aunque es indiscutible reconocer la persecución y represión de que fueron víctimas los socialistas en Estados Unidos, esto no responde del todo los interrogantes que enfrentamos. Los socialistas estadounidense no fueron los únicos en ser reprimidos por el Estado. Otros sufrieron tanta o más represión por pare de sus Estados y, sin embargo, fueron capaces de amenazar e inclusive tomar el poder.

Es necesario concluir que no hay una explicación definitiva a la pregunta del por qué del fracaso del socialismo en Estados Unidos. Sin embargo, sí podemos señalar que las principales teorías apuntan a factores de carácter económico e ideológico-cultural. A pesar de la desigualdad, la riqueza de la sociedad estadounidense permitió que lo niveles de vida de millones de estadounidenses mejorara y que, inclusive, tuviesen opciones de ascenso social. Los estadounidenses sentían en que vivían en una sociedad libre, igualitaria y democrática, por lo que el socialismo no les resultaba atractivo. La ideología predominante –“el americanismo” – fue fundamental en este proceso, funcionando como una religión excluyente, que limitó las posibilidades de otras ideologías para repercutir en la sociedad estadounidense. En otras palabras, los estadounidense sólo pueden adorar a un Dios y ese no ha sido el socialismo.

 

Norberto Barreto Velázquez

Universidad del Pacifico

Barreto_n@up.edu.pe

 

 

 

 

 

Read Full Post »

1110_TapaEl Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) acaba de publicar un libro que leeremos con interés. Se trata de Estados Unidos y la nueva correlación de fuerzas internacionales (Buenos Aires: CLACSO 2016). Coordinado por Marco A. Gandásegui, hijo, esta obra contiene una interesante colección de trabajos producidos por un grupo  de expertos latinoamericanos en temas estadounidenses. Estados Unidos y la correlación de fuerzas internacionales es el cuarto libro producido por el grupo de trabajo de Estudios sobre Estados Unidos del CLACSO, y está dividido en tres temas: la crisis de la hegemonía de Estados Unidos, la estructura interna de la nación estadounidense y las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

Aquellos interesados en esta obra pueden descargarla gratis aquí.

Read Full Post »

 

Huellas2Acaba de salir el número 10 de la revista Huellas de Estados Unidos. Producida por   la Cátedra de Historia de Estados Unidos de la UBA, Huellas de Estados Unidos se ha convertido en un medio muy importante en el desarrollo de un análisis latinoamericano del pasado estadounidense. Como ya nos tienen acostumbrados, este número consta de una serie de interesantes artículos que examinan temas muy diversos de la historia de Estados Unidos: el cine y la guerra fría, el supremacismo blanco, la crisis de los setenta, la figura del esclavo rebelde, etc. Vaya nuevamente nuestro agradecimiento y felicitaciones a los editores Huellas de Estados Unidos por su gran trabajo y compromiso.

Para formato PDF ir aquí.

………………………………………….

………………………………………….

……………………………………………

………………………………………….

……………………………………………

……………………………………………

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

………………………………………….

Read Full Post »

Older Posts »